Aunque los entrenadores de The Unit, y uno de los principales motivos por el cual la mayoría de nuestros chicos acuden a nosotros, nos dedicamos a hacer transformaciones físicas, sentimos que nuestra labor como profesionales va mucho más allá.

El reto más importante que tenemos los entrenadores en The Unit es enseñar a crear hábitos saludables ya que creemos firmemente que es una de las cosas más importantes en nuestra vida -todas las decisiones que tomamos día tras día de forma repetida, son hábitos-. Por lo tanto, cuanto antes puedas entender cómo funcionan, cómo puedes crear nuevos hábitos y mantenerlos a lo largo del tiempo, o eliminar aquellos que no te convienen y no te van a ayudar a alcanzar tus metas, más fácilmente llegarás a cumplir tus objetivos. 

Para nosotros, los entrenadores, el verdadero éxito es conseguir que gran parte de nuestra gente sea capaz de valorar los beneficios de hacer deporte, entrenar, llevar una alimentación saludable y que lo conciba como parte indispensable de su vida pudiéndolo mantener durante años y años.

Como sabemos que hay mucha gente que quiere empezar a cuidarse como nuestros entrenados, hoy os queremos compartir unos consejos o pautas para que podáis aplicar desde ya y mejorar vuestros hábitos buscando una mejor salud y estado físico.

CONSEJOS

  1. Vacía tus armarios. Empieza por abrir los armarios de tu cocina y tira todos aquellos alimentos que sean ultra procesados (galletas, dulces, salsas, bolsas de patatas, embutidos, etc.). Estarás destinado a fracasar si en tu casa puedes encontrar de forma habitual este tipo de productos. No nos sirve la excusa de que tenéis hijos, hermanos, etc. Si sentís la necesidad de comer dulce, tenéis mejores opciones como el chocolate negro 80% mínimo o chocolate endulzado con stevia. También serán buenas opciones las frutas, especialmente los frutos rojos, de menor densidad calórica.
  1. Redacta tu lista de la compra. Antes de ir a comprar, siéntate y tómate el tiempo para hacer la lista de la compra. Los alimentos que tengas en casa significan mucho para ti. Procura que la base de esa lista, entre un 80-90% mínimo, sean alimentos naturales, es decir, procedentes de la tierra (verduras, frutas, carnes, pescados, cereales integrales, frutos secos, etc.)  y que no sean excesivamente tratados.
  1. Escoge buenas opciones. Si eres una persona muy ocupada y siempre te excusas en comer mal por falta de tiempo, sentimos decirte que la pizza no va a ser tu única opción. Escoge alimentos envasados como el gazpacho, legumbres, verduras en bolsa para cocinar al microondas y productos enlatados como pescados azules. De esta forma, podrás tener preparada tu comida en tan solo 5 minutos.
  1. Diseña un plan. Dedica un tiempo al final de semana para estructurarte tus días y rutinas de entrenamiento y tus comidas diarias. Esa puede ser una buena manera para no improvisar en la cocina cada vez que llegues a casa o cuando te entre la pereza de moverte y hacer ejercicio. 
  1. Cocina por adelantado. La mayoría de nosotros somos personas muy ocupadas que apenas tenemos tiempo para cocinar. Resérvate un par de días a la semana para preparar toda la comida que puedas, ya sea cortar y lavar verduras o incluso preparar algo cocinado para no tener que estar cocinando cada día y limpiando la cocina. 
  1. Dedica un tiempo cada día a hacer ejercicio. Si puedes acudir al gimnasio, está bien. Pero si ese no es tu caso, que no sea un motivo por el cual no haces ejercicio. Puedes hacer ejercicio en casa o al aire libre. Dedícate a realizar ejercicios compuestos en los que se involucre todo el cuerpo como sentadillas y sus variantes, subir y bajar escaleras, flexiones, dominadas, etc.
  1. Muévete. Entrenar una hora y luego pasarse todo el día sentado en la oficina, en el sofá, ir en coche a todos lados, etc., no es tener un estilo de vida activo como muchas personas puedan pensar. La rutina de caminar es de lo más sano que puedes incluir en tu vida. Los entrenadores de The Unit aconsejamos a todos nuestros chicos que intenten caminar, como mínimo, unos 10.000 pasos cada día. Sé práctico, si tienes que ir a cualquier sitio, no aparques enfrente, lleva a tu hijo al colegio andando si te es posible o no le dejes justo delante de la puerta, ve a hacer la compra de la comida andando, sube a tu piso por las escaleras, etc. 
  1. Lleva siempre una botella de agua contigo. Si tienes sed durante el día, el agua será tu mejor aliada ya que va a evitar que tomes jugos y refrescos. 
  1. Relaciónate. Sabemos que empezar un nuevo estilo de vida con tantos cambios no es tarea fácil. Realizar ejercicio con tu grupo de amigos o apuntándote a clases grupales, puede ser clave para no abandonar. Además, podrás conocer a gente para hacer excursiones los fines de semana, compartir recetas sanas para no aborrecer la comida, etc. 

Al principio hacer estos cambios te puede costar, pero si realmente estás decidido a cambiar y haces el esfuerzo que necesitas, verás cómo te acabas enganchando y sintiendo la misma pasión que sentimos nosotros por ese estilo de vida.

WhatsApp chat